Todo Preparado

Uno de los inventos que nos hacen la vida más fácil a los moteros y moteras es la lata de callos, también de fabada y si hay mucha necesidad de albóndigas.

Latas de Callos ñam ñam
Pica Pica

Todas las aventuras moteras necesitan una pausa para alimentarse y aunque el embutido y el pan nos hacen el apaño, llegada la noche y una vez hayamos montado el campamento, siempre va bien un plato caliente, lo pudimos comprobar en la Trenches Run 21.

Una noche inolvidable

No nos vamos a poner a cocinar algo complicado. Con el cansancio y las ganas de comentar las vicisitudes del día, abrir una lata de conserva y ponerla a calentar es nuestra máxima aspiración. Aquí es donde entra nuestro salvador, Philippe de Girard.

Philippe de Girard, fue un inventor francés que se interesó por los tarros de conserva y la forma de hacerlos más prácticos. Hasta ese momento la conserva se guardaba en tarros de vidrio y cerámica. Buscando algún sistema más práctico y que se pudiera transportar sin peligro a que se rompa, inventó y patentó junto al inglés Peter Durand, el recipiente de hojalata en 1811.

Venden la patente a Bryan Donkin que se apresura a montar la primera fábrica de latas de conserva. Por aquella época las latas se hacían a mano y se soldaban con plomo.

Primeras latas de conserva

Al principio, como casi todos los inventos, el uso de las latas de conserva de hierro bañado de estaño fue exclusivamente militar. La marina y los ejercicios ya tenían una forma de transportar alimentos duraderos

El ejército empezó a usarlas

En 1830 se empiezan a comercializar en Inglaterra las primeras conservas enlatadas. Al principio las latas eran muy resistentes, a consecuencia del grosor de la hojalata, y para abrirlas era necesario un martillo y una escarpa. Por aquel entonces si te caía una lata en la cabeza, mejor llevar casco jet o te la abría como un melón.

Callos con jamón

No eran muy populares ya que eran bastante difíciles de abrir, pero en 1833 Robert Yeats inventó el abrelatas. Si tienes hambre y una lata de callos dura de abrir, te toca inventar el abrelatas.

Abrelatas

A partir de ese momento, ante la facilidad de apertura, la industria conservera despega, poco a poco las latas se hacen más finas y fáciles de abrir hasta la actualidad que se abren tirando de una anilla, como las granadas de mano, aunque nunca está de más, llevar un abrelatas en el Rulo de Herramientas necesarias.

Latas de callos vacia

Aunque prefieras los callos recién hechos en uno de los restaurantes de la Guia Cooguilin .

Una lata de callos nos hará la vida más fácil, podremos reponer fuerzas para continuar la ruta al día siguiente, y nos hará vivir momentos inolvidables.

Pero no olvidéis que un gran poder conlleva una gran responsabilidad.

lata de Surströmings
Contenido no disponible.
Por favor, acepta las cookies haciendo clic en «Aceptar» en el banner

Si ya has llevado una lata de Surströmings a alguna ruta o viaje motociclista, puedes explicar las anécdotas en comentarios, si aún vives, que lo dudamos.

Equipo Coogui Factory

8 Hay muchos likes : D

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar